LA ENFERMEDAD DE MANOS-PIES-BOCA

La enfermedad de manos-pies-boca es un exantema vírico causado por el virus Coxsackie A16 que provoca erupciones con ampollas en los pies, manos y boca. En ciertas ocasiones viene acompañado o seguido de fiebre que dura un promedio de 2 a 3 días, aunque la temperatura suele disminuir a las 24 horas.

Afecta mayormente a niños menores de 5 años y se transmite por vía fecal-oral (heces) y aérea (contacto directo con una persona infectada) lo que facilita su contagio, los niños mayores y adultos también lo pueden contraer. Por lo general, aparece en verano y a principios de otoño, aunque se han dado muchos casos en primavera, por lo que hay que estar prevenidos ya que al ser una enfermedad infradeclarada no hay una vacuna como tal para dicha afección.

SIGNOS Y SÍNTOMAS

Los signos se muestran después de 3 a 6 días de contraer el virus, seguido o acompañados de fiebre y otros síntomas.

  • Erupciones con ampollas en la zona de la boca (por dentro y por fuera), en los dedos, palmas de las manos, plantas de los pies y en el área del pañal (genitales, nalgas, ingles).
  • Dolor en la garganta, dificultad para beber y falta de apetito, en casos extremos puede conllevar a la deshidratación.
  • Secreciones de la nariz y en la garganta (mucosidad nasal, saliva abundante, entre otros).
  • Después de 5 a 6 semanas puede derivarse a una onicomadesis (desprendimiento indoloro y sin inflamación de las uñas de los dedos que termina con la aparición de una uña nueva).

En los casos de onicomadesis se debe mantener la zona limpia y evitar posibles traumatismos, ya que tiene una recuperación espontánea la cual puede tardar semanas o meses y no suele dejar ninguna complicación.

PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO

Para prevenir el contagio de la enfermedad de manos-pies-boca lo mejor es mantener buenos hábitos de higiene.

  • Para evitar la propagación del virus, se recomienda siempre lavarse bien las manos después del cambio de pañal y desinfectar los objetos que haya tocado el niño enfermo.
  • Limpiar y mantener descubierta las zonas afectadas, con agua tibia y jabón sin alcohol.
  • Evitar la deshidratación, puede ofrecer alimentos fríos como batidos, helados, etc, así ayudará a disminuir el dolor en la garganta. No le dé bebidas calientes o que contengan cítricos.
  • Evitar el contacto directo e indirecto con otros niños infectados (es recomendable que se quede en casa unos días).
  • Siempre consultar al pediatra cualquier duda o para que le recete algún medicamento.

Es importante observar cualquier cambio que tenga el niño, sobre todo cuando son tan pequeños, pero sin olvidarnos de que son niños.

Comunicación &Medios: Mónica Avalos

REFERENCIAS

Enfermedad de manos, pies y boca

Síntomas

Onicomadesis

Caso de onicomadesis

Tratamiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s